Diarios de Viajes,  Europa,  Francia

Córcega

Córcega, la isla de la belleza la llaman, y bien merecido lo tiene ya que es un paraíso, me recuerda a Menorca. Es un tesoro en el mediterráneo. Cuando nos planteamos este viaje supimos que iba a encantarnos pero no pensábamos que tantísimo. Aunque pueda parecer que Córcega solo tenga playas preciosas, es una isla con altas montañas, lo que nos da unas posibilidades enormes de hacer multitud de actividades y poder adaptar las vacaciones a lo que más os guste.

Para llegar a Córcega podemos llegar en avión. Esta cuenta con varios aeropuertos. Nosotros cuando buscamos vuelos lo hacemos con el buscador de Skyscanner, que te ofrece muchas posibilidades para encontrar el vuelo más barato que se ajuste a tus necesidades.

La otra opción es ir en Ferry desde la costa azul hasta Bastia o hasta Ille Rouse, también se puede llegar desde la isla de Cerdeña en ferry, que los vuelos hasta Cerdeña suelen ser más baratos. Esta fue una posibilidad que también barajamos pero como os he explicado en el post de Ruta por la Costa Azul, se nos iba de presupuesto el alquiler del coche.

Desde la costa azul hay varias posibilidades de coger el ferry, nosotros lo cogimos desde Niza a Bastia y volvimos desde Bastia a Tolón que estaba más cerca de Barcelona y así nos ahorrábamos unos kilómetros y de paso algunos peajes, aunque el viaje de vuelta fue más largo que el de ida.

Día 1 – Trayecto Niza a Bastia en Ferry

Después de maravillarnos con Niza nos fuimos a embarcar en el ferry. Tened en cuenta que si vais en coche debéis de estar como mínimo una hora antes de la salida para poder embarcar, a mí como me gusta ir con tiempo cuando me puedo quedar en tierra fuimos 1:30 antes de la hora del embarque.

Cuando llegáis al puerto de Niza no hay perdida, hay carteles donde pone hacia donde te tienes que dirigir en función de tu destino.

Al llegar al puerto os irán indicando los trabajadores por donde tenéis que ir, tendréis que enseñar la documentación junto con el billete de ferry, os mirarán el maletero con el equipaje, y os indicarán donde situaros para luego entrar en el ferry. Pensad que los primeros que entran en el ferry también son los que primeros salen, y eso es una ventaja.

El billete de ferry se puede comprar con butaca o con camarote. Obviamente la butaca es bastante más barata, y la verdad que para viajar de día no le encontré demasiado sentido a los camarotes. La compañía es Corsica Ferries, y creo que son los únicos que hacen este recorrido, también van a Cerdeña.

Nosotros nos pasamos todo el viaje de ida en la piscina, hay una pequeña piscina en la parte superior del barco, pero es muy pequeña y está lleno de niños así que no te dan demasiadas ganas de meterte…pero en la piscina hay unas hamacas que puedes coger y sentarte al fresquito durante el trayecto, eso sí tienes que ser sumamente rápido para llegar de los primeros porque no hay para todos, y se ve que la gente es experta y corre una barbaridad para hacerse con una. A la ida nos quedamos sin, pero a la vuelta que ya teníamos la lección aprendida fuimos rápidos y pudimos disfrutar de un rato en la cubierta.

En el barco, si queréis podéis comer, hay un restaurante y un chiringuito en la piscina, pero es caro. Nosotros nos llevamos nuestra propia comida, y así nos ahorramos algo de dinero.

Día 2 – Plage de Barcaggio, Piage de Giottani, Nonza, Saint-Florent, Oletta

Amanecimos en las Chambres Le Relais de Sisco, un pequeño B&B en medio de la naturaleza con su dueño que fue realmente encantador. Nos trató genial y el desayuno que te ofrece por 6€ está realmente bien, y las vistas a las montañas mientras desayunas son realmente espectaculares, te llenas de paz y de energía.

Plage de Barcaggio

Nuestra primera parada de hoy era la playa de Barcaggio, esta playa la elegí yo porque ví que había vacas por la arena y fue una sorpresa no solo el encontrarnos a las vacas sino el ver que era un paraíso de playa. Arena blanca y aguas cristalinas, y mientras te bañas puedes observar a las vacas hacer sus cosas. Fue una experiencia genial, yo cuando llegué solo gritaba «hay vacas, hay vacas» con la emoción que me caracteriza 😄.

Si os dan miedo las vacas, no os preocupéis, realmente eran muy tranquilas, pero tampoco las molestéis porque como nosotros ellos también se enfadan. Pero ya os digo que te puedes acercar bastante y ellas ni se inmutan.

En esta playa el parking es de pago, pero nosotros dejamos el coche un poco antes, justo donde pone el cartel de parking de pago que hay algunas casas. La distancia a la playa no es nada dejando el coche allí. Cuando nosotros fuimos no había mucha gente en esta playa, estaba poco masificada. No tiene servicios.

Piage de Giottani

Es una playa muy bonita, pero de escarpines, nosotros la cogimos con un poco de algas y perdió un poco el encanto. Si solo tenéis tiempo de elegir una playa de esta zona os recomiendo la de Barcaggio y prescindir de esta, no creo que sea una visita obligada. El parking es gratis y aparcaréis bajo una arboleda, que eso siempre va bien para que el coche no esté ardiendo cuando volvamos.

Hay una plataforma desde los niños se tiran, y tiene duchas disponibles en la playa.

Nonza

Nonza es un pueblo precioso en la montaña con una playa de arena negra a sus pies. Es increíblemente bonito. Aunque a esta playa no fuimos quizás podría haber sido mejor opción que la playa anterior, aunque ya os digo que esta isla es una maravilla y os encontraréis mil playas en las que poder pararos.

Saint-Florent

Pueblo costero con mucho encanto, sobre todo su bahía. Es un pueblo bastante turístico y, cuando nosotros lo miramos para alojarnos era realmente caro, pero una parada para apreciar su bahía no os la podéis perder.

Oletta

Es donde nosotros nos alojábamos, en un hotel que no me gustó mucho, así que no os lo voy a recomendar. En el hotel nos recomendaron para cenar una pizzería que se llama, a Piazzeta. Esta pizzería no os la recomendaría por la comida, que las pizzas no estaban mal pero hemos comido mejores, os la recomendaría para poder ver el atardecer que desde su terraza, que es espectacular. Un atardecer rosado entre las montañas, fue todo un espectáculo.

Día 3 – Saint Michele Church, Playa de Saleccia, Ille Rousse

Saint Michele Church

Hoy lo primero que vamos a hacer es desviarnos un poquito de la ruta para ver esta iglesia, se encuentra en Murato, Haute-Corse. Y fue clasificado como monumento histórico en 1840. A mi siempre me encanta visitar estas iglesias que parece que están en medio de la nada y te sorprenden por lo bonitas que son.

Playa de Saleccia

Nuestra siguiente parada será la playa de Saleccia, nuestra primera idea era visitar 3 playas, la playa de lotu, de saleccia y de ghignu. Así que decidimos ir con nuestro coche, cuando llegamos al inicio del camino ponía «Camino difícil» y ya os digo yo que no es difícil, es imposible si no vais con un todoterreno, y aún así es duro… Nosotros nos adentramos 10 metros con el coche, y los todoterreno que pasaban por nuestro lado nos decían «con este coche no», así que decidimos darnos media vuelta e ir a contratar una excursión.

Hay muchas compañías que hacen este recorrido, te llevan y te van a buscar a las 17 de la tarde por 20€/persona, pero os puedo asegurar que merece la pena pagarlos para ir a estas playas.

Nosotros contratamos la excursión con una compañía que ofrecía ida y vuelta a la playa de Saleccia por 20€ o te llevaban a la playa de Lotu y te recogen a la playa de Saleccia por 25€, el trayecto entre las dos playas es de unos 30 minutos aprox. y lo tienes que hacer caminando pero nosotros dado el calor que hacía decidimos solo quedarnos en la playa de Saleccia.

El trayecto en coche dura 1 hora aproximadamente, y es toda una aventura…realmente el camino es complicado para hacerlo en coche. Cuando llegas allí, tienes un chiringuito donde puedes comer o comprar bebida (vimos pizzas a 11 o 12€, no muy caro, aunque nosotros llevábamos comida). Nos dejaron una sombrilla gratuitamente para pasar el día.

La playa de Saleccia os puedo asegurar que es increíblemente bonita, gran playa con arena blanca y aguas totalmente cristalinas. Yo esta playa diría que es una visita imprescindible si visitas Córcega.

Existen otras maneras de ir a las playas, puedes ir en barco, hay compañías que hacen esta excursión también, eso nos lo dijo el conductor del todoterreno, pero no os sé decir cuales. O caminando, pero caminando desde el inicio del camino eran unas 3:30 minutos.

Illa de Rousse

Nuestra última parada del día era Ille de Rousse, y este es un lugar imprescindible para ver un atardecer espectacular. Tenéis que acercaros al faro donde hay un parking gratuito muy cerca y subir caminando la pequeña montaña que se adentra en el mar. Los colores del cielo son increíblemente bonitos. Esta es una visita que no os podéis perder.

Día 4 – Spaggia de l’ostriconni, Plage de Lozari, Calvi, Corti

Spaggia de l’ostriconni

Comienza un nuevo día de nuestra ruta por Córcega, y después de desayunar ponemos rumbo a la primera playa del día, la spaggia de l’ostriconni. Para llegar tenéis que aparcar en un parking gratuito y caminar sobre 1,5 km, pero todo llano, ninguna dificultad. Nosotros llegamos a las 9 de la mañana y no había casi gente. Es una playa muy larga de arena blanca y aguas cristalinas. Es ideal para ir con niños porque no cubre nada. Es una playa totalmente virgen sin ninguna construcción que nos dejará disfrutar de un paisaje que no tiene precio.

Plage de Lozari

Nuestra siguiente parada, la plage de Lozari. Cuando llegamos hacía un poco de viento, pero aún así no defraudó. Arena blanca y aguas cristalinas que viene siendo un clásico en esta ruta.

Calvi

La ciudad de Calvi tiene su ciudadela construida sobre rocas, después de darnos un baño en su playa observando esta increíble ciudad no os podéis perder ir a caminar por ella y perderos por sus calles. Aviso que tiene muchas cuestas, pero merece la pena sin duda. El parking que existe a los pies de la ciudadela es de pago, aunque en la playa existe un parking de tierra gratuito.

Corti

Y hoy dormimos en el pueblo de Corti. En el interior de la isla, entre el valle de Tavignanu y el valle de Restonica se encuentra este precioso pueblo a 450 metros. Su ciudadela fue construida en el siglo XV y ofrece una panorámica de todo el paisaje que no os podéis perder.

Día 5 – Lac de Melu, Lac de Capitello, Otta Porto

Hoy tocaba nuestro día de trekking queríamos conocer un poco el interior de la isla y sus increíbles lagos, así que decidimos hacer el trekking que nos llevaría al lago de Melu y al lago de Capitello.

Lac de Melu y Lac de Capitello

Este trekking aunque lo hace mucha gente e incluso con niños, yo lo encontré bastante difícil. Es un trekking corto en distancia, solo fueron unos 9 km desde el parking donde dejamos el coche pero con un desnivel de unos 2000 metros acumulados. El trekking empieza a 1300 metros y llegas a 1900 metros, pero el camino tiene trozos donde te tendrás que ayudar con cadenas o subir escaleras.

La primera parte del trekking hasta llegar al lago de Melu es complicado pero con menos desnivel, o eso me pareció a mi, soy de rápido olvido cuando se trata de sufrir 🙂, pero llegar al lago tiene su recompensa, y si sois valientes y no os importa que el agua está congelada os podréis dar un baño.

Continuar hasta el lago Capitello tiene su recompensa os lo puedo asegurar, a este lago casi no llega gente, y aunque yo no vi la manera de bañarme solo sentarte a observar a los cuervos, respirar aire puro y ver esa belleza de paisaje me hizo olvidarme del cansancio, hasta que sonó un trueno que casi me mata del susto y salí casi corriendo para que no me cogiese la lluvia.

Otta Porto

Después de nuestro trekking ponemos rumbo a Otta Porto donde tenemos nuestro hotel esa noche, en el camino vemos la naturaleza en estado puro, jabalíes, vacas y cabras en medio de la carretera. Fue un camino aunque muy largo,  muy entretenido.

Finalmente, cuando llegamos a Otta Porto y dejamos nuestras cosas en el hotel, nos vamos a cenar viendo el atardecer espectacular con el que nos recibe esta ciudad.

Día 6 – Calanques de Piana, Reserva natural de Scandola, Aldea de Girolata, Ajaccio

Para hoy tenemos preparada una excursión en barco que nos llevará a conocer las calanques de Piana y la reserva natural de Scandola. Les Calanques de Piana fueron declaradas patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983. Junto con la reserva natural de Scandola que fue declarada «reserva natural» en 1975 y Patrimonio de la Humanidad en 1983, forman parte del parque natural regional de Córcega. Las Calanques de Piana pueden verse desde la carretera, a diferencia de la reserva natural de Scandola, ya que esta es marina y terrestre y, por tanto, no se puede visitar.

La excursión la contratamos con «Porto Adventure.com» y la verdad es que me pareció muy cara, pagamos 50€ por persona. Fue una excursión de unas tres horas, el problema es que el chico del barco solo hablaba francés y aunque le pedí si me podía hacer un resumen en inglés se dedicó a ignorarme y solo explicarle las cosas a los franceses que iban en nuestro barco😒. Cogimos esta empresa porque la embarcación era más pequeña y se metería en las cuevas, y aunque lo hizo era entrar y salir que casi no te daba tiempo de nada…

A pesar de mis malas críticas a la empresa tengo que decir que tanto las calanques de Piana como la reserva natural de Scandola es una maravilla de lugar y merece la pena visitarlo.

Durante la excursión nos paramos media hora en la Aldea de Girolata es un pequeño pueblo que cuenta con un pequeño puerto por donde sus habitantes acceden a él, esta pequeña aldea únicamente es accesible por mar o andando. Allí nos encontramos las vacas más buenas del mundo, se dejaban tocar y todo. En la aldea encontraréis algunos chiringuitos donde comprar agua o comida, pero son muy caros, por un agua de 1,5 litros pagamos 4€.

Más tarde nos dirigimos hacia Ajaccio donde dormíamos esa noche, sin antes pararnos en una de sus increíbles playas, nosotros elegimos la playa de Sagone, pero yo creo que cualquiera que elijáis no os defraudará.

En Ajaccio os recomiendo para cenar el restaurante «Spagitteria 3» donde tienen una gran variedad de pasta con un cocinero italiano que cocina muy bien, pero lo mejor de este sitio son los postres caseros que tienen. Allí he comido el tiramisú de nutella más bueno que he probado en mi vida. Además la cena fue bastante económica, dos platos de espaguetis, un postre y tres bebidas por 38€.

Día 7 – Plage del Gran Capo Di Feno, Islas Sanguinarias, Plage Mare e Sole, Plage de Cupabia, Sartene

Plage del Gran Capo Di Feno

Es una playa preciosa de arena blanca y aguas cristalinas. Hay un parking donde podréis aparcar el coche sin pagar y tiene servicio de socorristas. En la entrada de la playa hay un chiringuito que es donde se queda la mayoría de la gente, nosotros caminamos un poco hacia la izquierda y pudimos estar casi solos, aunque si que es verdad que había un cartel donde ponía que esa zona era sin vigilancia, aunque la playa no cubría, y además no había casi barcos cuando nosotros fuimos.

Islas Sanguinarias

Después de disfrutar de esta playa de la que no nos queríamos ir, fuimos a ver las islas sanguinarias. Estas islas reciben este nombre porque al atardecer los colores del cielo son rojizos como si se estuvieran desangrando. Nosotros no pudimos verlas al atardecer pero no nos las podíamos perder. Para aparcar en estas islas hay un parking de zona azul de pago, y luego tendréis que subir la montaña un poco para verlas desde arriba.

Plage Mare e Sole

Es una playa preciosa y muy accesible, por lo tanto, cuando fuimos había bastante gente. Playa de arena blanca y aguas cristalinas, a estas alturas del viaje ya nos habíamos acostumbrado a que todas las playas fueran un paraíso😄. Tiene parking gratuito donde podréis aparcar cómodamente.

Plage de Cupabia

A esta playa llegamos sobre las 18:30 y se había ido ya mucha gente. Es una playa preciosa rodeada de montañas con aguas cristalinas y arena blanca (parece que esta descripción se repite mucho, pero os aseguro que es así, es un paraíso). La entrada a esta playa es por unos caminos de madera que protegen las dunas. Podréis aparcar gratuitamente.

Sartene

Pueblo situado en el centro de la isla pero que merece la pena conocer. Cuando estéis allí os invitará a perderos por sus calles de piedra muy estrechas. Nosotros llegamos a la hora de cenar pero no pudimos evitar pasear por él, si llegáis al atardecer podréis disfrutarlo mucho más.

Día 8 – Plage de Tizzano, Plage de Roccapina, Bonifaccio

Plage de Tizzano

Nuestra primera parada de hoy era la playa de Tizzano, es una playa bonita con gravilla y con rocas rojizas que la hace diferente al resto de playas, pero como siempre encontramos un agua cristalina espectacular. En esta playa hay un hotel y algunas casas pero aún así no había mucha gente, aunque nosotros fuimos a primera hora. Es fácil aparcar, puedes aparcar en un pequeño parking que hay o en la carretera donde están las casas.

Plage de Roccapina

Esta es una preciosa playa de arena blanca y aguas cristalinas. Se llega a ella por un camino de tierra que está en buenas condiciones excepto al principio donde nos encontramos tres grandes agujeros. Yo no me atreví a pasar porque vi a muchos coches que tocaban los bajos y alguno incluso con dificultades para salir, pero es cierto que muchos otros pasaban sin problema. Nosotros decidimos dejar el coche en la carretera e ir andando hasta la playa que son aproximadamente 30 minutos.

Bonifacio

La joya del día fue Bonifacio, este pueblo es una preciosidad. Se encuentra en lo alto de unos acantilados. Nosotros pudimos ver la puesta de sol allí y es algo muy recomendable. Caminar por las calles de su ciudadela es algo que no os podéis perder, está lleno de vida. El único inconveniente que tiene es que todo el pueblo es de pago, no puedes aparcar sin pagar en ningún sitio. La mujer del hotel nos explicó que existía un parking que costaba 5€ todo el día, pero que luego teníamos que coger un autobús para llegar hasta el pueblo (el bus acababa a las 19 de la tarde). Nosotros dejamos el coche en la carretera entre Bonifacio y Licetto, y caminamos por el sendero que va junto al mar, desde allí pudimos ver el atardecer y tener unas vistas de la ciudad muy bonitas. Si aparcáis allí tened en cuenta que por la noche el sendero no está iluminado, pero con la luz de la linterna del móvil lo solucionamos rápido😜.

Día 9 – Plage du petit Sperone, Plage du Grand Sperone

Estas dos playas se encuentran una al lado de la otra, aunque tienes que caminar un poquito entre ellas. Como llegamos bastante tarde tuvimos que aparcar en la carretera y caminar bastante hasta la playa, pero una vez más, mereció la pena.

Las dos playas son de arena blanca con aguas cristalinas, pero estuvimos más cómodos en la plage du Grand Sperone porque al ser más grande no estaba tan masificada.

Plage du Grand Sperone

Día 10 – Plage de Palombaggia, Plage de tamaricciu

Plage de Palombaggia

Playa preciosa que está dividida en tres playas. Y de nuevo. aguas cristalinas y arena blanca que hace ver el agua de colores turquesa preciosos. Cuando llegáis por la carretera veréis un parking de 3,5€ y más adelante otro que pone acceso a playa por 4€, pero si seguís recto podréis aparcar gratis cerca de la playa. Nosotros hicimos el tonto y aparcamos en la carretera y tuvimos que caminar 1,5 km, así que llegad hasta el final, de dar la vuelta siempre estáis a tiempo.

Plage de tamaricciu

Playa muy bonita, tiene unas rocas en el agua redondas que la hacer ser muy especial. Es poco profunda y se puede caminar bastante sin que cubra. Es muy larga pero tiene poco trozo de arena. Se aparca en la carretera y tienes que rodear las casas que son privadas hasta que encontráis el acceso por unas escaleras. No es de pago el aparcamiento, aunque hay algunos trozos en la carretera que no podréis aparcar.

Día 11 – Plage de Rondinara, Plage de Santa Giula beach

Plage de Rondinara

Increíble playa pero demasiado masificada para mi gusto. Como viene siendo costumbre en esta isla diré que encontraréis aguas cristalinas y arena blanca. Nosotros vimos que donde todo el mundo se paraba sobre todo es en la entrada, así que si os alejáis un poquito encontraréis más tranquilidad. Es una playa de pago, llegando al final encuentras el parking donde tendréis que pagar 5€.

Plage de Santa Guila beach

Acercándonos a Porto Vecchio encontramos esta maravillosa playa. Está rodeada de una arboleda de pinos que nos dará sombra cuando vaya bajando el sol. En el agua encontramos unas formaciones rocosas que hacen que la playa parezca una bañera sin olas donde puedes tumbarte a tomar el sol porque no cubre nada. Esta playa también es de pago, te cobran 5€ por aparcar.

Día 12 – Plage de Canella, Bastia

Nuestro último día en la isla, nos tocaba volver a Bastia desde Lecci donde habíamos estado alojados los tres últimos días. Como el camino es largo, decidimos hacer una parada en la playa de Canella.

Plage de Canella

Aunque todas las playas son bonitas en Córcega, esta no la recomendaría especialmente. Es una playa de rocas, que quizás si lleváis escarpines la entrada se hará más fácil. Está al lado de un camping y tiene un chiringuito donde podréis comer pizzas al horno de leña y no muy caras. Se puede aparcar en la carretera sin problemas.

Bastia

Por la tarde fuimos a conocer Bastia, que aunque nos había recibido el primer día no pudimos visitarla. Y cuando llegué al puerto me volví loca de lo bonito que es. Subir a la ciutadelle es una experiencia que no os podéis perder. Sus casas de colores, casas muy viejas que no entendíamos ni como se aguantaban en pie y a la vez hacen que la ciudad sea una maravilla, caminar por sus calles tiene un gran encanto.

Ver el atardecer desde alguna terraza del puerto merece la pena. Nosotros pagamos 20€ por dos copa de helado, pero valió la pena. No podía parar de hacer fotos, no me quería ir de allí nunca. Podéis pasear hasta el faro y tendréis unas vistas del puerto espectaculares.

Día 13 – Ferry de Bastia a Tolón

Nuestro último día en Córcega, nos despertamos temprano porque el ferry nos espera. Nos despedimos de esta isla que nos ha enamorado, sabiendo que algún día volveremos. No se cuando porque hay tantos lugares que todavía tenemos que visitar, pero es que Córcega es muy especial, es un paraíso donde dejamos una parte de nosotros.

Córcega nos despide con un amanecer desde el puerto mientras esperamos entrar en el ferry, y como siempre es una maravilla.

 

Datos Prácticos

La isla de Córcega no es una isla barata, y como no podía ser de otra manera la gasolina tampoco, nosotros la vimos entre 1.61€ y 1.70€ el litro (agosto 2018). Donde la vimos más barata es en la zona de Bastia, la zona más cara la de Bonifacio y Porto Vecchio.

Las carreteras en la isla son un poco complicadas, para hacer 10 km puedes tardar 20 min, así que tomároslo con calma y disfrutad de los paisajes que os ofrece cada rincón de este paraíso.

Nos encontramos bastantes restaurantes donde no cogían tarjeta, así que id preparados con algo de efectivo o preguntad antes. También nos encontramos algún hotel que solo cobra con tarjeta el precio de la habitación, pero el desayuno y las tasas en efectivo (o especies como dicen ellos).

La zona más turística de Córcega es Bonifacio y Porto Vecchio, también es la más cara, pero yo os puedo asegurar que esa parte de la isla tiene la fama pero el resto es una maravilla igual. A mí incluso me gustaron más otras playas ya que la masificación hace que la playa no me guste tanto, así que os animo a que si váis a la isla no os quedéis únicamente en esa parte, aunque algún día es visita obligatoria, sobre todo Bonifacio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies